Día Cero: Crímenes de fauna, una esfera poco explorada

111
Tráfico de especies
  • Juan Manuel Aguilar Antonio

Los mercados criminales, a lo largo de los años, se van diversificando y modernizando a esferas poco conocidas. Uno de los más interesantes está vinculado a las redes criminales de robo a fauna silvestre, endémica, así como el tráfico de especies. En lo personal, esta esfera ha sido poco abordada en México y poco a poco se ha convertido en un tema de trascendencias para organismos internacionales.

De acuerdo con el informe “Despegando el tráfico de vida silvestre en la región de América Latina y el Caribe” de la ONG Traffic, México y Brasil tienen el mayor número de casos de tráfico de fauna silvestre para los años que van del 2010 al 2020. Estos dos países poseen las rutas más comunes de tráfico de animales, y los aeropuertos de São Paulo y Tijuana sumaron el 38% de todas las incautaciones en la región. Por su parte, México representa una gran proporción de la demanda de lagartijas y serpientes en la región, por lo cual los reptiles más son una de la fauna más traficada en América Latina.

Respecto a la intervención de las autoridades, en 2020, en solo tres operativos, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) aseguró 33,000 animales. Mientras que en 2019 se incautaron un total de 5,000. Esto muestra una tendencia al alza en el tráfico de animales exóticos en el país. El operativo más importante de la PROFEPA fue el 6 de noviembre de 2020, en coordinación con la Guardia Nacional, la Fiscalía General de la República y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), en el que se incautaron más de 15,000 ejemplares de fauna silvestre en dos viviendas ubicadas en la alcaldía de Iztapalapa de la Ciudad de México.

Por otra parte, una especie marina que se ha vuelto objeto de tráfico en la zona del mar de cortés es el pez de totoaba, el cuál es considerado un animal afrodisiaco y es fuertemente consumido en países de Asía. La venta para los traficantes asiáticos de un kilo de buche de totoaba se estima oscila de entre los 500 y 2 mil dólares. Sin embargo, cuándo llega a los mercados negros del sudeste asiático puede alcanzar un valor de los 9 mil dólares.

Respecto a las redes criminales vinculadas a esta especie, la organización de periodistas Naguales, en colaboración con los medios Diálogo Chino, Emeequis, El Sol de México, CONNECTAS y el Centro Internacional para Periodistas (ICFJ) identificaron una red criminal en el mar de Cortés a la que denominaron el Cartel del Dragón, conformada por  ciudadanos de México, Estados Unidos y China, que trafica esta especie marina desde las costas mexicanas hacia Asia.

Respecto a los delitos vinculados a esta especie, la PROFEPA y la Fiscalía General de la República (FGR) tienen 42 expedientes abiertos durante el período 2012 a febrero de 2021 por investigaciones por tráfico ilegal de totoaba. Y se estima que el daño ambiental alcanza la cifra de 61 millones de pesos. El operativo más importante contra el tráfico de totaba ocurrió el 1 de mayo de 2021, en el que la FGR incautó 100 kg de buche de totoaba en Mexicali, Baja California, en el que fue detenido el ciudadano chino Ming Han Luo. Lo que muestra un creciente mercado criminal en México. Los estudios con relación al crimen organizado en nuestro país deben diversificarse, y empezar a mirar este nuevo tipo de fenómenos. Los expertos, también, debemos leer un poco más de literatura vinculada a estos mercados criminales emergentes.

*Twitter: @travelerjm