Combatir venta ilegal de armas, clave para afectar a cárteles

250

Por: Carlos Ramírez

La reunión que presidirá México en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre el control de armas chicas carecerá de sentido si no hay correlativas decisiones estrictas dentro del territorio mexicano para combatir el contrabando de ese producto y para iniciar un operativo de desarme de los cárteles.

La facilidad con la importación de armas de fuego y la venta ilegal en las calles de esos productos están entre las razones que permiten el funcionamiento de bandas delictivas de todo tipo.

México tiene capacidad para sellar la frontera con Estados Unidos y evitar el contrabando de armas, pero es la hora en que siempre hay pretextos que impiden las decisiones. En este sentido, México no necesita ir a la ONU a pedir apoyo si aquí no parece haber la voluntad de seguridad fronteriza para combatir en serio el armamentismo delictivo.

Hubo épocas en el pasado en que se realizaron campañas de despistolización en calles y lugares públicos y provocaron una baja correlativa en los delitos. Al contrario, en la actualidad se relajó el castigo para la portación de armas sin permiso, a pesar de que muchas de las más comunes son de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

Por la impunidad con la que se que se comercia con armas introducidas al país de contrabando, no es muy complicado realizar investigaciones de inteligencia para saber quienes nutren de armas a los cárteles. Buena parte de la arbitrariedad violenta de las bandas criminales se sustenta en la posesión de armas que disputan dominio callejero a las fuerzas de seguridad. Inclusive, en muchos intercambios de fuego han aparecido armas de alto poder superiores a las de las fuerzas policiacas de seguridad.

Las armas salen con facilidad de Estados Unidos de forma legal e ilegal, pero en México no se combaten.

Zona Zero

  • Los nuevos quince gobernadores que tomaron posesión en las últimas semanas arribaron el poder sin ningún programa específico de seguridad y sin solicitar de manera formal el apoyo a las fuerzas federales. Lo mismo se está observando en los alcaldes de Ciudad de México. Y al parecer, la autoridad federal tampoco parece estar preparada con programas especiales de información, inteligencia y operatividad. Esta imprevisión explicaría las razones de enfrentamientos y repuntes de inseguridad en las últimas semanas.

(*) Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad.
seguridadydefensa@gmail.com
www.seguridadydefensa.mx
@carlosramirezh