Cárteles mexicanos, en modo de emergencia nacional de Biden

324

En el sentido de darle continuidad a su prioridad de colocar a las organizaciones criminales transnacionales –léase cárteles mexicanos del narcotráfico–, el presidente Joseph Biden firmó el pasado 7 de julio un documento oficial para relanzar la orden ejecutiva de Obama en 2011 y de Trump en 2019 de perseguir a esas células delictivas dentro y fuera de Estados Unidos.

El documento clave es la orden ejecutiva 13581 del 24 de julio del 2011 firmada por el presidente Obama para caracterizar a los cárteles mexicanos en EEUU como una violación de la seguridad nacional, la salud y la estabilidad interna, aunque circunscribió entonces el objetivo a 4 grupos delictivos: el Círculo de los Hermanos (mafia rusa), la Camorra (italiana), la Yákuza (Japón) y sólo Los Zetas mexicanos. Biden no agregó, hasta ahora, algún otro nombre, pero la comunidad de los servicios de inteligencia y seguridad nacional tiene en la mira al Cártel Jalisco Nueva Generación, al Cártel del Chapo y sus hijos y a las células de Los Zetas dentro del territorio estadounidense.

La orden ejecutiva de Biden decreta una emergencia nacional por cárteles mexicanos y representa un paso más de la Casa Blanca para reactivar la persecución dentro y sobre todo fuera de EEUU de los cárteles mexicanos que han aumentado su actividad en territorio estadounidense por corrupción de funcionarios americanos. Biden envío una carta a su Senado para informarle de su decisión.

A partir de la orden ejecutiva del Biden, la agenda de seguridad y crimen organizado se coloca como el asunto número uno de interés de la Casa Blanca, inclusive por encima del problema migratorio y de las demandas por violaciones al tratado comercial en tribunales comerciales.

Los que viene es una nueva ofensiva de penetración de EEUU en México para obligar a Palacio Nacional a perseguir y liquidar a capos y cárteles.

 

Zona Zero

  • La decisión ejecutiva de Biden será un factor de presión geopolítica de Washington hacia la estrategia mexicana de construcción de la paz, basada en la no persecución de capos y cárteles y en el énfasis al apoyo social y al desarrollo económico. Con la orden ejecutiva, Biden no necesitará negociar algún acuerdo especial con México y el documento le alcanza para aumentar de manera unilateral la penetración de cuerpos de seguridad estadounidenses en territorio mexicano.

(*) Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad.

seguridadydefensa@gmail.com

www.seguridadydefensa.mx

@carlosramirezh