De lo que no debe haber duda respecto a la fase en que el país entra a partir del lunes, es que las fuerzas armadas estarán prestas para que esta “nueva normalidad” sea segura.

La transición en la que ingresa México, debe fortalecerse con toda la ayuda que los soldados de tierra, mar y aire puedan dar a los mexicanos y a las instituciones; por supuesto, a los diferentes sectores económicos y sociales para minimizar cualquier contratiempo que se pueda presentar.

Las 116 instalaciones hospitalarias reconfiguradas por el ejército, para atender los impactos que el Covid-19 genera en la gente, seguirán operando de manera permanente mientras se requiera.

De igual forma la repartición de despensas y ayuda que puedan requerir todavía muchos mexicanos, seguirá desarrollándose conforme se necesite. Las cocinas comunitarias del ejército, apoyarán en las comunidades donde esta ayuda, hace una verdadera diferencia en el día a día de quienes habitan en ellas.

La necesidad de insumos médicos en el país, seguirá siendo prioritaria, por lo que soldados y marinos continuarán con el traslado terrestre y aéreo de todo el material que se tenga a disposición por parte del gobierno.

De requerirse más repatriaciones de mexicanos que se encuentran todavía en el extranjero, la fuerza aérea realizará lo necesario para que regresen. Es importante recordar que la FAM, ha repatriado a más de 2,500 ciudadanos mexicanos que quedaron varados en diferentes países.

Los grupos criminales han tenido un impacto negativo en sus ganancias y en su apoderamiento de espacios, debido a la contingencia. Aún y a pesar de que no han dado tregua en estos últimos meses, la movilidad social en la que poco a poco entrará el país, prende las alertas de las instituciones de seguridad, así como de las fuerzas armadas, para enfrentar las amenazas que su inminente regreso genere en la población.

El resguardo de instalaciones hospitalarias, así como de los almacenes donde se concentran los materiales e insumos que necesitan los profesionales de la salud, seguirá siendo prioridad para las fuerzas armadas.

La insistencia todavía de algunas personas sobre la “militarización del país, se queda en una subjetividad injusta. Lo que debe entenderse de todo lo arriba mencionado, es que nuestro país cuenta con fuerzas armadas capaces y dispuestas a fortalecer las necesidades que se presenten, y esto, debe reconocerse, no escatimarse o bien, criticarse en función de ideologías o posturas que no son compatibles con la realidad.

LOS MILITARES EN MÉXICO, NO ESPERAN AGRADECIMIENTO POR HACER LO QUE POR SU NATURALEZA INSTITUCIONAL, ORGÁNICA Y LEGAL, HACEN. MUCHO MENOS LO HACEN POR UN AFÁN DE PROTAGONISMO O BIEN, POR LA GENERACIÓN Y OBTENCIÓN DE PODER.

Debe entenderse que nuestras fuerzas armadas, reciben el reconocimiento y la confianza de los mexicanos como ninguna otra institución del país.

El ejército, la marina armada y la fuerza aérea mexicanos, demuestran la importancia de que nuestro país, los mexicanos y por supuesto el gobierno, cuenten con todo lo que entregan.

¿QUÉ PASARÍA, SI LOS MILITARES NO HICIERAN LO QUE HACEN POR LOS MEXICANOS?

¿QUÉ PASARÍA, SI NO DIERAN RESULTADOS?

Afortunadamente, nuestra realidad es otra.

TOQUE DE SILENCIO.

No se deben olvidar.

Que no se olviden a los soldados y marinos que han muerto por Covid.

Debemos reconocerlos y solidarizarnos con sus familias.

Con esas esposas, hijos, padres, hermanos, quienes perdieron a un héroe.

FIBRA, VALIENTES.

contacto@cadenademando.com

@elibarrola