A partir del 1 de diciembre, cuando tome posesión la nueva administración federal en el país, la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) desaparecerá y sus atribuciones serán absorbidas por la Secretaría de Seguridad Pública, adelantó Alfonso Durazo, quien tomará el cargo,  cuando esta institución se reactive.

“Las atribuciones de Gobernación en materia de seguridad pasarán a la Secretaría de Seguridad Pública. La Comisión Nacional de Seguridad, todas sus atribuciones, pasarán a la SSP y, obviamente, la Comisión como tal desaparecerá”, expuso.

Tras una reunión con Andrés Manuel López Obrador, Durazo explicó que la SSP conservará al Consejo Nacional de Seguridad Pública, que es una instancia para la construcción de consensos con los gobernadores.

También los consejeros en materia de seguridad evalúan la eliminación de la prueba de polígrafo para las evaluaciones y controles de confianza, detalló.