Las pruebas genéticas realizadas por la Fiscalía General de Veracruz entre los restos humanos hallados en fosas clandestinas en el predio Colinas de Santa Fe y las que encontraron en una primera incursión en Arbolillo, Alvarado, sólo han logrado que de 340 restos humanos (cráneos) 35 hayan sido coincidentes.

Según información del diario Excélsior, si bien ya se cuenta con identificación genética, al tratar de compararlas con las bases de datos de las muestras de ADN que han sido entregadas por los familiares de personas desaparecidas, no son coincidentes.

De acuerdo a la Fiscalía General de Veracruz, en el estado existen decenas de familias pendientes de acudir para tomar muestras genéticas, por lo que autoridades han intensificado campañas para promover dicho programa.

Por ello, el fiscal general Jorge Winckler dijo al informar sobre el hallazgo de 32 fosas clandestinas que hacía un llamado a toda aquella persona que no hubiese denunciado la desaparición de un ser querido, para que se acercara a la Fiscalía General y de este modo buscar que le extrajeran una muestra de sangre para incluirla en la base de datos, sin embargo, esto fue tomado por los integrantes de los Colectivos como una afrenta.

Karla Quintana Osuna, directora de Asesoría Jurídica Federal de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, aseguró que el fiscal general habría violado las leyes al dar a conocer públicamente el hallazgo de la fosa con más de 174 restos de cuerpos humanos y no a los integrantes de los colectivos.

Además, dijo, violó códigos de protección a víctimas al no permitir que las familias de personas desaparecidas acudieran al predio a principios de agosto, cuando fue realizada la exhumación.