Hay que dialogar con los provocadores de la violencia, porque como el lobo que mataba ovejas, ellos también tienen sus razones, explicó el obispo de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza.

En entrevista con El Universal, el clérigo, quien ha surgido en el medio político por sus constante contacto con grupos delictivos, dijo no estar de acuerdo con una amnistía general, sino restringida.

Para el prelado es cotidiano visitar los territorios dominados por grupos del crimen organizado, como Los Rojos, Los Ardillos, El Cártel de la Sierra, La Familia Michoacana, Los Caballeros Templarios, Los Tequileros y Guerreros Unidos. Luce tranquilo en un hotel de Acapulco antes de iniciar la entrevista en la que aceptó que ha tenido encuentros con integrantes de cinco o seis grupos criminales.

Más información: https://goo.gl/mpLiHG