Andrés Manuel López Obrador, dijo que cuando tome posesión como presidente de la República, cancelará la compra de ocho helicópteros de combate que la Secretaría de Marina tenía previsto adquirir a Estados Unidos.

El virtual presidente electo mexicano aseguró que anular el contrato de los ocho MH60R de la empresa Lockheed Martin que ya estaban autorizados por el gobierno estadunidense es un ejemplo de la política de austeridad que va a llevar a cabo su gobierno, ya que dicha compra supondría un gasto de  mil 200 millones dólares.

“Se va a cancelar porque no podemos hacer ese gasto”, afirmó en conferencia de prensa.

En abril, el Departamento de Estado dio el visto bueno a la venta de los helicópteros con el argumento de que mejorarían la seguridad de uno de sus socios estratégicos regionales y ayudarían a México en su combate contra el crimen organizado.

La oficina de asuntos políticos y militares del Departamento de Estado explicó que el periodo de 30 días de notificación al Congreso ya concluyó y que el siguiente paso sería que México envíe una carta de aceptación con los detalles de la compra que se gestionaría a través del Departamento de Defensa.

Cuando el acuerdo de compra-venta de los helicópteros de combate se hizo público, López Obrador pidió al presidente Enrique Peña Nieto que lo cancelara. Durante la campaña, López Obrador ya había criticado la compra de equipamiento militar e insistió en que su apuesta no era por la guerra y la carrera armamentística sino por la paz que vendría a partir de la justicia.

Lo mismo ocurriría con el avión presidencial, un Boeing 787 que llegó a México en 2016, porque seguiría viajando en vuelos comerciales. “No me voy a subir a este avión”.