El próximo secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, advirtió que la situación de inseguridad que vive gran parte del país, amerita que personal del Ejército y la Marina continúen sus labores de apoyo en seguridad pública y respaldó el plan del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, de “reconvertir” a las Fuerzas Armadas, “pues México no enfrenta ninguna guerra”.

“Vivimos una etapa de emergencia nacional que por un lado nos obliga a ver responsablemente la participación del Ejército en apoyo a la seguridad pública, siempre a petición expresa de las autoridades civiles, subordinadas a éstas y coordinadas con la autoridad civil.

“Y por otro lado somos un país que tiene problemas de inseguridad, pero no conflictos internacionales, es decir de guerras, y eso favorece la posibilidad de plantear que el Ejército apoye en tareas de seguridad”, explicó.

Reiteró que el planteamiento del tabasqueño va encaminado a que se logre la coordinación de todas las corporaciones con un solo mando, además de que la guardia nacional es un proyecto que se abordará más adelante ante la insistencia del Presidente electo.

“De acuerdo con lo que tenemos como prioridad, de optimizar los recursos que tiene el Estado mexicano en materia de seguridad, requeriría una modificación constitucional. No desestimamos todavía la idea, es simple y sencillamente que en esta etapa las prioridades legislativas son otras; sin embargo, seguimos trabajando y formando diferentes escenarios respecto a la guardia, si es que en otro momento o en otra etapa es probable que presentemos alguna iniciativa”, refirió.

El próximo funcionario dijo que la prioridad es presentar la propuesta para que la secretaría de seguridad pública se vuelva a conformar de manera independiente a la Secretaría de Gobernación.

También precisó que este miércoles se reunió con López Obrador en la casa de transición para revisar los últimos detalles del proceso jurídico, que, consideró, está avanzando favorablemente.

Finalmente agregó que tuvo ya una reunión con el Oficialía Mayor para seguir avanzando en la definición del tema presupuestal y cómo se dividirán las áreas que hoy comparte el área de seguridad con Gobernación.

El pasado martes el Presidente electo manifestó la intención de que la Sedena y la Semar se transformen para enfocarse en la seguridad interior y pública, ya que México no tiene una amenaza extranjera.

“Vamos a utilizar de otra forma al Ejército y la Marina; qué quiero decir, que empecemos a reconvertir estas instituciones y que en vez de defensa nacional sean instituciones para la defensa interior y la seguridad pública”, dijo. Y reiteró que el combate a la inseguridad no es posible sin el apoyo de los militares, pero recalcó que recibirán capacitación para que aprendan a “autolimitarse” y garantizar el respeto a los derechos humanos.