Grupos armados al servicio del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) ingresaron violentamente en la comunidad de Antúnez, municipio de Parácuaro, Michoacán, este martes, lo que generó que los habitantes de la localidad abandonaran sus domicilios.

Es el episodio más cruento de la guerra de plazas que libra esta organización con el cartel de Los Viagras,  por el control de la región de Tierra Caliente en Michoacán, una zona estratégica para la elaboración y trasiego de drogas, tras más de una semana de balaceras.

De acuerdo con autoridades estatales, los sicarios del CJNG iban en busca de Rodolfo Sierra Santana, “El Rodo” o “El Barbón”, uno de los cabecillas de Los Viagras, quien presuntamente se refugia en este poblado.

Los sujetos ingresaron armados a la localidad en varias camionetas y se distribuyeron por las calles, según videos difundidos por pobladores en las redes sociales.

Durante la tarde del martes y madrugada del miércoles protagonizaron balaceras en diversos puntos de la comunidad; hasta el momento las autoridades no han dado a conocer si hay muertos o heridos producto del choque armado.

Mujeres, niños y adultos mayores que habitaban en las faldas de un cerro, fueron obligados a abandonar sus hogares, se refugiaron en el auditorio e iglesias de la comunidad, acondicionados como albergues por las autoridades municipales.

El alcalde de Parácuaro, Huriel Bautista Cabrera, difundió el martes por la noche un audio en redes sociales donde pidió a los pobladores de Antúnez resguardarse en el auditorio donde se le brindaría  atención.

“No me encuentro en la cabecera municipal, me encuentro fuera, ando acá para México, pero les comunico que se refugien en el auditorio y que pasen la noche y mañana a ver qué Dios dice; lo que ocupen con el jefe de tenencia, se coordinen con él, y yo me arregló después con el jefe de tenencia”, señaló.

Uno de los habitantes señaló que los hombres armados los corrieron de sus casas y los amenazaron con matarlos si oponían resistencia.

En redes sociales, los pobladores de Antúnez pidieron ayuda para atender y dar de comer a las personas que dejaron sus casas.

Desde hace varios días las clases están suspendidas y las autoridades anunciaron que no habrá festejos patrios este fin de semana. “Mi familia tiene tres días sin salir de la casa porque las balaceras no paran”, comentó otro vecino.

Según autoridades locales, el Cártel de Jalisco Nueva Generación desarticuló la influencia de Los Viagras en los municipios de Parácuaro, Coalcomán, Apatzingán y diversas zonas de Buenavista Tomatlán.

Sin embargo, el grupo criminal de los hermanos Sierra mantiene presencia en Buenavista Tomatlán, La Ruana, Zamora, Múgica y Lombardía.