Nicolás González Perrín, ministro agregado de la Policía Federal para EEUU y Canadá, consideró que es necesario que el Estado Mayor Presidencial siga a cargo de la seguridad del presidente de la República, en este caso, Andrés Manuel López Obrador.

Entrevistado tras la presentación de su libro “Para hacer posible lo imposible. Una mirada a la Seguridad Pública en México”, el responsable de la captura de Joaquín “Chapo” Guzmán en enero de 2016, enfatizó que el Estado Mexicano está obligado a garantizar la seguridad del Presidente.

Esto en respuesta a la intención del presidente electo de devolver a los integrantes del Estado Mayor a sus funciones en el Ejército Mexicano y dejará de resguardar al jefe del Ejecutivo.  González Perrín dijo que en todo caso se tendría que hacer análisis de riesgo, un mapeo de zona y una estrategia de protección, en caso de que López Obrador ya no requiera del Estado Mayor.

Recordó que la Policía Federal ha estado en la custodia de la mano con el Estado Mayor Presidencial, por lo que no descartó que el cuerpo de seguridad pueda ser civil y no militar.

Respecto a la propuesta de sacar a la Policía de la Secretaría de Gobernación, el experto indicó que esta medida serviría para generar un flujo más dinámico en los recursos sin la necesidad de tantos filtros de aprobación.

Mientras que en el tema del nuevo sistema de justicia penal acusatorio, comentó que los policías, ministerios públicos y jueces, fueron capacitados de forma distinta, por eso “cada uno habla un idioma distinto y hemos carecido en la empatía el uno con el otro”.