Hamas, el grupo islamista que gobierna el territorio de Gaza, anunció este miércoles que acordó un alto al fuego con el gobierno de Israel para poner fin al mayor estallido de violencia entre los dos bandos desde 2014.

En el proceso de negociación intervinieron mediadores egipcios, explicó Khalil al-Hayya, un alto mando de Hamas y añadió que otros grupos insurgentes están comprometidos con la tregua en la medida en que lo haga también Israel.

Por su parte, el ministro de gabinete de Israel, Naftali Bennett, dijo a la Radio del Ejército israelí que esperaba que se restaure la calma. Sin embargo, antes del anuncio, el ejército israelí atacó docenas de puestos insurgentes en Gaza durante la noche.

En la Franja, el lanzamiento de proyectiles hacia comunidades del sur de Israel continuó hasta la madrugada del miércoles, lo que hizo que las sirenas antiaéreas sonaran durante toda la noche.

Dado que ninguna de las partes está interesada en una confrontación total, una tensa calma parecía reinar en la región el miércoles.

Las tensiones en la frontera que separa ambos territorios aumentaron en las últimas semanas por las multitudinarias protestas de los palestinos, que piden el final del bloqueo impuesto por Israel y Egipto a Gaza luego de que Hamas tomase el poder en 2007.