Indicadores

Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad

–La crisis de migrantes en la frontera Tijuana-Chula Vista está sobrecalentando los ánimos del lado estadunidense en los sectores racistas. Como se trata de migrantes centroamericanos, México ha sacado las manos. Pero el problema es que los migrantes llegaron por el lado mexicano. En el gabinete de Trump hay presiones para cerrar las puertas.

–Ninguna preocupación adicional en la comunidad de los servicios de inteligencia y seguridad nacional de Washington por las tendencias electorales en México. El desinterés podría posponer el asunto hasta decisiones de poder, gane quien gane. Por lo pronto, en algunos niveles no hay preocupación por el nacionalismo de López Obrador, quizá porque se ajusta mucho a los enfoques de Trump.

–La lumbre del fiscal especial sobre Rusiagate se acerca a los aparejos del presiente Trump, pero en la Casa Blanca existe un exceso de confianza en que todo se irá diluyendo. De todos modos, a Trump le preparan un par de ataques sorpresa más, aunque con menor efecto político.

–De nueva cuenta se perciben movimientos políticos de Hillary Clinton para trabajar por la candidatura presidencial del 2020. Sin embargo, en el Partido Demócrata están buscando una renovación de líderes políticos más jóvenes y menos metidos en conflictos de poder.

–Se esperan nuevos movimientos en el primer círculo de Trump por rupturas entre el presidente y sus colaboradores. Habría renuncias y reacomodos para buscar una mayor dependencia de los caprichos del ejecutivo. Es muy complicado seguirle el ritmo de trabajo y de opiniones al presidente.