Tal como se esperaba, Ronald Vitiello, quien ya funge como director interino del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), fue propuesto por Donald Trump como nuevo director de esta agencia migratoria. Este organismo fue el centro del debate nacional tras la crisis de separación familiar en la frontera con México.

El elegido por Trump para dirigir al ICE fue anteriormente el subcomisionado interino de la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), desde la que ha gestionado los planes del mandatario de construir un muro en la frontera con México.

El presidente estadounidense envió al Senado la nominación de Vitiello, justo cuando la oposición demócrata y numerosos activistas han pedido el cierre total de ICE, mientras el gobierno de Trump ha criticado la petición en repetidas ocasiones y la ha denegado frontalmente.

Vitiello sustituye en el cargo a Thomas Homan, quien anunció en abril que dejaría el cargo por motivos familiares, y cuyo mandato ha estado marcado por un aumento notable en el número de detenciones de inmigrantes, a los que la agencia deporta por residir ilegalmente en el país o por haber cometido algún crimen.

El nombramiento de Vitiello en junio llegó en un momento de fuertes críticas al ICE  por parte de la oposición demócrata, que ha llamado a reformarla o incluso eliminarla, una postura que respaldaron senadoras influyentes como Elizabeth Warren y Kirsten Gillibrand.