Quien no entiende y no asume el impacto que tienen sus palabras en tiempos electorales es ignorante o temerario; será desleal con los suyos y habrá mucho daño en el camino.

En la ceremonia del 105 aniversario de la Marcha de la Lealtad, el secretario de la Defensa fue contundente cuando afirmó que “la lealtad no puede fundarse en el engaño; donde se privilegia el honor, no tiene cabida la mentira. Donde hace falta el honor, la lealtad se convierte en complicidad”.

Las fuerzas armadas son el referente de lealtad con honor en este país. Son leales a México y a su pueblo; son leales al presidente en turno y, por ende, a las instituciones legalmente establecidas. Lo complejo es entender que este valor lo desarrollan sin exigir, sin pedir nada cambio, ni mucho menos lo hacen para ganar adeptos que consoliden su existir.

Soldados, marinos y pilotos militares basan sus acciones en el honor que se les inculca para poder ser leales a toda prueba.

¿Quién más lo es en estos tiempos?

En su mensaje, Salvador Cienfuegos aclaró que “la lealtad con honor es y seguirá siendo valor y virtud que norma la conducta a seguir por los militares; es doctrina inalterable en su razón de ser y actuar”. Recordó que “entender y valorar la acción meritoria de las tropas nacionales exige de nuestra parte apreciar los alcances y efectos de su convencida y permanente lealtad, de su honor militar y de su perseverante cumplimiento del deber”.

El pueblo no está contra los militares. Quien no lo entiende no será leal ni a sus ideas ni a sus promesas. No entiende quién es el soporte de las instituciones de este país.

Los militares se sujetan al poder civil, no a la política; ésta en la mayoría de las ocasiones es desleal.

Que no se olvide.

Cabo de Guardia

Todos los que se opusieron a la entrega del doctorado honoris causa que la Universidad de Chiapas “le había ofrecido” al general Cienfuegos no entendieron que ni él ni Sedena lo pidieron; luego entonces, no le quitaron nada.

No se puede quitar lo que no se pide, mucho menos lo que nunca se entregó.

Tres de Diana

Felicidades a todos los que integran la Fuerza Aérea Mexicana.

Dice el coro del himno del Colegio del Aire: “volar, luchar, luchar, cadetes pregonar” y vaya que lo hacen…

Conquistan el cielo como águilas al Sol.

jibarrolals@hotmail.com
@elibarrola