Cuando un secretario de la Defensa Nacional habla en un evento público oficial, lo hace desde la más absoluta institucionalidad.

Cuando el secretario de la Defensa emite un mensaje, no trae un destinatario específico.

¿Por qué?

Las posiciones más sólidas dentro del gabinete legal del Presidente de la República en turno son la de Defensa Nacional y la de Marina. Tanto el general secretario como el almirante secretario son los hombres fuertes del Presidente y, a pesar de ello, tienen una característica única: no hacer política.

Tienen el antecedente de que el Presidente no les pide que se involucren en temas políticos.

En el caso de Salvador Cienfuegos o de Vidal Soberón, como secretarios de Estado, no necesitan hacer política en ningún sentido, al contrario, sus responsabilidades son tantas que —muchas más que la mayoría de los secretarios— deben dar respuesta a temas más tangibles y prioritarios para la sociedad, de los que pueden producirse cuando se lleva a cabo operación política.

El Presidente de la República en su calidad de comandante supremo de las fuerzas armadas tiene claro que involucrar a los militares en la acción de la política real sería desaprovechar las fortalezas que los soldados de tierra, mar y aire le otorgan al país.

Para la política están los políticos y para la defensa y protección toda del país a escala interna y externa están las fuerzas armadas.

Cabo de Guardia

“Morelos, como soldado, dio muestra de valentía y lealtad, congruencia y honestidad, y con su ejemplo supo guiar a su ejército; esos ideales deben permear en aquellos que quieren dirigir el destino de los mexicanos, a nosotros nos toca asumir nuestras responsabilidades y seguir fortaleciendo el México democrático e incluyente, libre e independiente que nos han heredado los héroes a través de la historia”.

Lo dijo el general Cienfuegos en el 206 aniversario del rompimiento del sitio de Cuautla.

Cienfuegos Zepeda advirtió que “si se recurre al engaño para obtener el privilegio o beneficio de pocos por encima del bien de todos, la vida en sociedad se vuelve un descontento y se torna intolerable. Por ello, puntualizó que se debe reflexionar sobre la responsabilidad que tenemos para construir el México que queremos.

No hay mensaje político, en todo caso es estrictamente de carácter social.

Es retrógrada y anacrónico creer que los militares no deben tener voz.

Los militares ven lo que otros no pueden… o no quieren.

jibarrolals@hotmail.com
@elibarrola