En el México de hoy, cuando los secretarios de la Defensa y Marina hablan, no se esconden mensajes entre líneas. Simplemente traducen la realidad de lo que las fuerzas armadas son, ofrecen, esperan, pero sobre todo, dicen que, bajo ninguna circunstancia, permitirán que nadie escatime o ponga a discusión el servicio que le han dado a la nación.

Durante la ceremonia de entrega de Menciones Honoríficas a las Unidades del Ejército, Fuerza Aérea y Armada de México, Salvador Cienfuegos y Vidal Soberón fueron lo suficientemente claros cuando afirmaron que no son las fuerzas armadas los criminales ni los represores de este país, tampoco han sido, ni serán, cobardes y abusivos, mucho menos mediocres ni mentirosos.

Para los altos mandos militares, los soldados, marinos y pilotos nunca han sido desleales ni traidores.

¿Hay un mensaje para alguien en especial? La respuesta es sí.

El mensaje va dirigido a los criminales, a los corruptos, a todos y cada uno de los que le han mentido a México. El mensaje va dirigido a quien crea que puede generarse un conflicto entre el pueblo y los militares o más allá, para quien quiera poner en duda la institucionalidad de las fuerzas armadas para con México y los mexicanos.

Cienfuegos y Soberón han sido consistentes durante su mando por transparentar la realidad de la relación civil-militar, no generando suspicacias o dobles sentidos. Han sido claros en el sentir de las fuerzas armadas y por supuesto que son ellos quienes deben transmitir estas voces.

Hasta ahora nadie ha podido rebatirles o siquiera reclamarles la posición que los soldados de tierra, mar y aire mantienen por el país.

No son los militares quienes desaparecen estudiantes; tampoco son represores de ideas, mucho menos de tendencias. No son los militares quienes se meten a una escuela en Guerrero para rapar a las estudiantes y a las maestras.

No son los militares los que siembran el terror en México.

Los militares son la única fortaleza que tienen los mexicanos en materia de seguridad y eso no cambiará.

El mensaje militar es claro.

Se preocupan por México, por sus carencias, pero sobre todo por la voracidad de unos cuantos.

Cabo de Guardia y de Turno

Felicidades a las mujeres y hombres pertenecientes a unidades de tierra, mar y aire que fueron reconocidos con menciones honoríficas ayer.

Seguramente saben que los mexicanos les agradecen tanto esfuerzo y sacrificio.

jibarrolals@hotmail.com
@elibarrola