El Comité contra la Desaparición Forzada de la Organización de las Naciones Unidas informó que de las 500 peticiones urgentes para la localización de personas que ha solicitado entre 2012 y 2018,, México ocupa el primer lugar con 66%, seguido de Irak y Colombia.

La primera acción data de hace seis años con Marcial Bautista Valle y la última registrada este año es de Areli Hernández Hernández, ambas desapariciones ocurridas en México.

Al respecto, el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México entregó una carta a los candidatos presidenciales en la que solicita desarrollar un plan para la implementación de esas acciones, con la que coincide la Oficina en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas.

El mecanismo de acciones urgentes es un proceso que eleva la alerta por una desaparición forzada desde un nivel local y personal, a un asunto entre un comité de expertos de derechos humanos de las Naciones Unidas y las más altas autoridades del país donde la desaparición ocurrió.

Además, la “Acción Urgente”, es una de las herramientas más innovadoras de la Convención para la Protección de Todas las Personas contra las desapariciones forzadas. Los intercambios entre el comité, el Estado parte y la persona que pidió la acción urgente siguen hasta que la persona haya sido localizada.

El comité también puede pedir al Estado que adopte medidas para proteger a las personas que están en peligro por sus vínculos con la persona desaparecida.

La lista publicada por el comité indica que en lo que va del año se han emitido 25 acciones urgentes al México para localizar a desaparecidos, de éstos dos son mujeres y un menor de 14 años, Adolfo Ángel Chigo Villegas.